PROPONER O IMPONER EN PAREJA – CARTA A MI NOVIA

Proponer o imponer en pareja. Es una duda que resulta fácil. Y lo es en la teoría, pero en la práctica se complica. Después, más en detalle, nos resulta también complicadísimo encontrar el equilibrio entre ayudar en todo y controlarlo todo y no ayudar en nada y no controlar nada. Pero se puede.

Aquí lo tienes en audio:

(Entra en mi canal de YouTube y suscríbete.)

Y aquí lo tienes en texto:

Proponer o imponer en pareja.

Amor mío. Aquí estamos. Tú conmigo y yo contigo. Siempre te miro al despertar y me siento feliz de estar a tu lado cada día. Ya lo sabes, eres mi persona favorita.

Hoy me he quedado unos minutos contemplándote antes de levantarme de la cama. Tú aún estabas dormida… O medio dormida, porque cuando empiezo a revolverme en mis momentos previos a saltar de la cama, siempre te medio despierto o te despierto con mi nervio.

El caso es que al mirarte hoy, me he preguntado, como otras veces, cuál es mi función, mi tarea contigo. Suena raro, pero hablo de cuál es mi lugar como pareja, qué debo hacer, hasta dónde llegan mis dominios en tu intimidad y cómo debo comportarme contigo, con mi pareja, para hacerlo bien.

O sea, qué lugar debo ocupar en tu vida.

 

Imponer o proponer

Lo primero que resuelvo es que depende, claro; depende de cada persona y cada pareja. Pero sí que está bien tratar de alcanzar algunos puntos comunes para que cualquier pareja sea exitosa en esto de proponer o imponer, en esto de cuánto adentrarnos en los dominios íntimos del otro.

Voy a intentar conjugar la teoría más abstracta con nuestro caso particular, cariño. Espero así ayudar a comprender mejor sus relaciones sentimentales también a quienes se topen con esto en este vastísimo, inabarcable mundo online.

En nuestro caso, tú y yo somos muy cercanos, casi empalagosos, y nos encanta estar juntos y cuidarnos. Creo que está bien. Algunas veces nos pasamos y pasaremos, qué duda cabe, y tomamos y tomaremos posiciones indebidas. Pero está muy bien y nos encanta.

Ha habido y habrá momentos en los que a ti o a mí nos gustaría disponer de un poco más de espacio y que el otro, y posiblemente incluso uno mismo también, no sea consciente de ello, no se entere.

Qué complicado es ser consciente todo el rato.

También nos gusta (sobre todo a mí, gajes del oficio), darnos consejo, orientarnos en la vida, en el día a día en todo. ¿Estamos proponiendo o imponiendo en pareja? A veces nos pasamos (sobre todo yo) y nos ponemos demasiado prescriptivos y no mola, no. No funciona, además. Decía Dale Carnegie que:

“Una persona convencida contra su voluntad sigue siendo de la misma opinión”.

Los procesos de cada uno son sagrados, y tú tienes tus procesos y a veces no los entiendo bien y no te cuido y te acompaño en ellos como debería. Te impongo cuando no te comprendo.

Los procesos de cada uno son sagrados. - Click para compartir    

A veces, cómo expresarlo, me ciño en exceso a la teoría y me olvido de que lo bueno a priori no siempre es lo bueno en todas las circunstancias (exteriores e interiores) para todo el mundo.

 

La libertad

Dicho todo esto, también es cierto que me encanta la libertad que nos concedemos mutuamente. Podría ser más y mejor, pero me siento bien, me encanta dejarte hacer lo que quieras, decidir qué hacer con tus días, con tus horas, con tus planes, tus amigos, tus gustos, tus sueños. Me meto demasiado a menudo, lo sé. Pero tenemos nuestro espacio propio y me encanta que lo tengamos.

Por supuesto que influimos, y mucho, en nuestras decisiones, pero creo que nuestros grados de libertad, respeto y confianza están muy por encima de la media y que, aunque es fantástico ayudarnos mutuamente y compartir muchas experiencias juntos, tenemos nuestras vidas al margen, que nos completan, nos equilibran, nos mejoran.

Estar contigo es hermoso, cariño. Eres noble, dulce, inteligente, preciosa. Eres mi pareja ideal.

Yo espero estar acercándome a eso. Aunque me quede mucho camino.

 

Cómo mejorar

Para mejorar, se me ocurre poner más atención en ti, colocarme más a menudo en tu pellejo y tener siempre, siempre, siempre más empatía y comprensión hacia ti y hacia tus procesos internos.

Pero sobre todo preguntarte más. Está muy bien, es genial tratar de ponerme en tu piel, y tener mis propios pensamientos, estar escribiendo esto para comprender mejor, por ejemplo, pero no dejan de ser pensamientos exclusivamente míos.

Lo fundamental es preguntarte a ti, sin agobios y sin excesos, qué te parece esto o aquello, cómo lo estoy haciendo, cuánto deberíamos mejorar y cuánto conservar (que también es mejorar, porque todo se degrada con el tiempo, sobre todo en esto del amor, y si conservas lo bueno es porque estás siempre en un proceso de mejora continua).

Preguntarte, contar contigo para mis decisiones y mi comportamiento, sobre todo mi comportamiento contigo, pero también en el resto de cosas de mi vida.

Siempre sin excedernos, pero me gusta (y sé que a ti también porque me lo has dicho y demostrado muchas veces) que seas mi consejera, mi asesora personal, y que yo sea el tuyo, dejándote, por supuesto, la última palabra, la decisión, a ti. No debemos imponer en pareja, tan solo proponer. La línea es muy fina y fallamos y fallaremos a veces, mi vida. Pues claro.

Es difícil ser el mayor apoyo sin ser un cinturón que aprieta, pero siempre conseguiremos encontrar el equilibrio. Estoy seguro. Juntos somos fuerzas de la naturaleza. Y podemos ser felices cada día prestando atención al presente.

La perfección es aburrida, pero los círculos viciosos son desagradables. No se trata de que seamos perfectos el uno para el otro, sino de que seamos GENIALES. Y de que sigamos siéndolo a pesar de las dificultades que la vida nos plantará delante.

Tu fuerza aumenta mi fuerza. Tus ojos dan más luz a los míos.

Espero, mi vida, estar siendo para ti algo parecido.

Y seguir mejorando cada día. Sin agobios, sin buscar la perfección. Solo mejorando un poco más cada día.

Vamos a por ello.

Escribe abajo si te han resultado interesantes el audio y el texto. También puedes dar tu opinión sobre el tema.

2017-06-29T14:20:04+00:00

4 Comentarios

  1. Janire 29/06/2017 at 14:15- Responder

    ¡Muchas gracias, cariño! Gracias por querer mejorar conmigo cada día, juntos seremos imparables. Te quiero 🙂

  2. Manuel toro 29/06/2017 at 14:35- Responder

    Muy bonito,la proposición aunque sea indecente siempre implicará elección y como tal sea acertada o no tendrá una parte de nosotros al elegir y equivocarnos al intentar acertar, seguir complementandose de esa forma como hasta ahora pareja porque desde una tercera perspectiva fuera del núcleo hipercentrico de lo que una relación representa os puedo apreciar mucho como pareja pero como personas individuales son geniales,no cambiéis,un abrazo desde la distancia más cercana

Deja un comentario