CÓMO PUEDO SER MÁS FELIZ

Insertos en nuestra burbuja cotidiana, dejamos pasar días y más días sin apenas ser conscientes de esos días y…

A menudo (¡muy a menudo!) nos ofuscamos tratando de llegar a la felicidad, pero… ¿DÓNDE ESTÁ ESO?

El artículo en audio con musiquita 🙏:

 

Insertos en nuestra burbuja cotidiana, dejamos pasar días y más días sin apenas ser conscientes de esos días y de nosotros mismos. A menudo no vivimos la vida: la vida nos sucede. Y transcurre.
De vez en cuando nos detenemos y nos hacemos preguntas existenciales: ¿Qué ha pasado? ¿Adónde se han ido todos estos años? ¿Qué estoy haciendo con mi vida? ¿Estoy siendo feliz?

Pero el resto del tiempo vivimos sin pensar y sin ser conscientes de que estamos viviendo y de la milagrosa oportunidad que eso supone.

Desperdiciamos el tiempo sin tratar de encontrar la felicidad, quedándonos en nuestro círculo de comodidad un rato más, un día más, un mes más, otro año y otro.

Te explico cómo puedes ser más feliz.

 

La felicidad se puede encontrar

En otras etapas buscamos la felicidad pretendidamente.

Perfecto. La felicidad se puede encontrar.

El problema de esta búsqueda de la felicidad es que se hace desde el presente hacia el futuro.

Cuando sea mayor… Cuando viva en el nuevo piso… Cuando encuentre mi trabajo soñado… Cuando conozca a la persona ideal… O si ya la conozco cuando nos podamos ir a vivir a esa playa tailandesa. Cuando todo esté bien. Cuando cumplamos todos nuestros sueños.

Siento que ya sabes lo que te voy a decir a continuación:

La felicidad no está allí. Está aquí, ahora, en el presente, o no está en ninguna parte.

Por cada día que pasas buscando la felicidad pierdes un día de felicidad. - Click para compartir    

Por supuesto que podemos matizar y aclarar que muchas veces la felicidad no puede ni debe estar en el presente porque no procede: una tragedia, una muerte cercana, un amigo que te cuenta un problema grave, etcétera.

Otras veces simplemente se trata de grados y tu situación no es demasiado buena, o no estás teniendo demasiada suerte por equis razones, y no puedes estar tan feliz como en otras ocasiones, porque, sí, la actitud lo es casi todo. Pero soy de los que opinan que ese casi es inamovible, y que está bien así. No necesitamos conformismo. Aceptación sí, pero para mejorar a partir de ahí.

Así pues, no podemos ser inmensamente felices siempre. Pero sí podemos ser más felices de lo que se supone que deberíamos ser según las circunstancias. Siempre podemos ser más felices. De mil maneras…

 

Adentro

Preguntas cómo puedo ser más feliz. Pero por cada día que pasas buscando el lugar donde se encuentra tu felicidad pierdes un día de felicidad.

La felicidad no está en si hoy es un buen día, si hoy has tenido suerte, si las cosas te van bien esta vez…

Tampoco está en tu futura casa o tus sueños cumplidos o tu pareja ideal.

La felicidad está en tu interior, esperando a ser descubierta o utilizada.

Es un lugar interior al que se llega mediante la actitud de ser feliz, de disponer tu cuerpo y tu mente para la felicidad ahora mismo.

Opt In Image
DESCÁRGALO
Es gratis

Descarga: 10 trucos

La felicidad es también una herramienta.

Porque, de hecho, gracias a esta actitud, la actitud de decidir ser feliz ahora, llegarás con mucha más facilidad y probabilidad a esos lugares idílicos con los que sueñas, o bien otros igualmente geniales que no esperabas.

Es más: sin esa actitud, aunque llegues a esos lugares gracias a tu ambición, no podrás disfrutar nunca de una felicidad sostenida. Ni siquiera allí, como esperabas. Serás feliz, pero durará muy poco y pronto volverás a un nivel de felicidad inferior e irregular.

Pero tampoco quiero decir que se puede ser feliz de cualquier forma de manera sostenida. Opino que no se es igual de feliz en cualquier estado y situación solo mediante la actitud. Vamos a ser valientes y a observar de frente los detalles.

 

Afuera

Partiendo de la base de que la actitud y la intención son más importantes que todo lo demás para tener felicidad, hay que reconocer que los logros, el amor de pareja y de familia, los amigos adecuados, el trabajo deseado y tantas otras cosas contribuyen a ser más feliz.

Y está bien. Porque estamos hechos para crecer. En cuanto nos detenemos, la vida nos va encogiendo hasta correr el riesgo de ser engullidos.

Nuestra felicidad depende de crecer. En cualquier sentido. Y, por supuesto, el mejor camino es el del crecimiento interior.

Pero el otro, el del crecimiento exterior, también nos conviene.

Y debemos ir a por él, ¿por qué no? Siempre respetando a los demás y procurando que nuestro crecimiento exterior contribuya a un mundo mejor.

Lo fundamental es ser feliz ya en el camino hacia esos logros: amigos adecuados, amor de pareja, buenas relaciones familiares (de ser humanamente posible, claro), satisfacción laboral, etcétera.

A menudo no vivimos la vida: la vida nos sucede. Y transcurre… - Click para compartir    

 

Cómo ser feliz

Sé feliz en el camino, en el proceso hacia tu vida mejor.

Sé feliz a pesar de los baches.

Levántate de nuevo. Y rapidito.

Concéntrate en todo lo bueno que tienes y eres.

En lo que quieres conseguir y la satisfacción de atreverte a ir a por ello.

En lo que ya has logrado.

Averigua siempre el enfoque conveniente ante los problemas y las adversidades. Todas las situaciones son oportunidades. Todas.

Haz el camino divertido. Y personalizado. Elige el cómo. Adáptalo a ti, a tus gustos, a tus intereses, a tus habilidades.

Sabes a lo que me refiero: debes limpiar la casa, pero prefieres hacerlo con la música a tope. Quieres ponerte en forma… y puedes elegir con qué actividad o deporte.

Y así todo.

Deja de preguntarte cómo puedo ser más feliz.

Trátate lo mejor que puedas a ti mismo. Ten paciencia y comprende que hay momentos mejores y momentos peores. Pero comprende también que más allá de las circunstancias, tu actitud determina, en gran medida, tus emociones.

Y sé feliz disfrutando de tu intención y voluntad inteligentes de ser feliz.

Ser feliz y estar en paz contigo mismo se pueden desarrollar y aumentar y ya se pueden empezar a utilizar precisamente para desarrollarlo y aumentarlo, y también para disfrutarlo desde ya, en el presente.

No hay otra manera.

Y es que, incluso si ya tienes todo lo que querías, no conservas la felicidad si no es sosteniéndola voluntariamente.

Eligiéndola.

Y también creciendo. Adentro y afuera.

2017-06-26T10:29:18+00:00

Deja un comentario